8.26.2016

Un sueño llamado Soda Stereo – Capítulo 2: El Temblor

¡Ahora han entrado a un nuevo inicio!

La obsesión de Gustavo para que a esa chica le gustarán sus canciones los condujo a explorar de vinilos post-punk y new wave recién traídos del viejo continente. Las nuevas composiciones en Soda Stereo fueron alimentadas por la energía transmitida por esa oscura esencia, la cual definiría el siguiente trabajo de estudio del grupo.

La banda quería acaparar los medios, así que de la mano de su manager de aquel entonces: Alberto Ohanian, hicieron todo lo realmente posible para estar en la mira del ambiente musical de la época. 
Comenzaron con unas presentaciones en el teatro Astros, ensayadas con anterioridad en el garaje de la casa de Adrián Taverna. En el escenario teatral aprovecharon su supuesta identidad “plástica” para complementar el ambiente de las presentaciones con una playa artificial hecha de utilería. Fue un fracaso económico por razones externas, pero fue el primer impulso que Soda obtuvo para llamar la atención de los medios.

Poster de presentación en el Astros. Sí, tiene mejor calidad que el anterior.


Lo siguiente era la grabación del segundo disco, suceso que podría consolidar al grupo como uno de los más importantes de la época, debido al ya gran ruido que hacían en el medio musical. Algunas canciones nuevas ya tocadas (Azulado y Danza Rota), más otras que fueron compuestas en aquel tiempo fueron las piezas que formarían la esencia de una nueva producción que cambiaría el rumbo que el “Homónimo” había marcado para el grupo.

Antes de continuar al análisis del segundo álbum, centrémonos en una cuestión particular de la relación de Soda con los grupos de rock influyentes de la época. Sumo, por ejemplo, tenía una situación particular: Su vocalista (Luca Prodan) agitaba la prensa con peleas ficticias declaraciones sobre lo naïf y lo ridículos que podían ser esos chetitos* (Gustavo, Zeta y Charly) a la hora de tocar música; sin embargo, la realidad era otra. Todos eran conocidos y hasta se ayudaron en momentos difíciles, a pesar de la fuerte diferencia de pensamiento (optimismo y pesimismo), causada por las distintas experiencias que habían enfrentado en sus vidas.
*Chetitos: Pijo, de la alta sociedad, de buenos recursos.

Sumo, una banda marcada por el pasado tormento e ideas revolucionarias. El pelón es Luca.

Algo de eso se vio en el episodio lamentable del robo de los equipos de Soda cuando estaban de gira con su segundo álbum. Mientras los intentos resultaban infructuosos, los compañeros de Sumo y Virus les prestaban sus instrumentos a los chetitos con los cuales había tensión en el mundo del espectáculo…

Como sea, aquí viene el siguiente disco: ¡Nada!! (Oh, oh, oh) ¡Nada Personal!

Nada Personal (1985)


1.   Nada Personal
2.   Si no fuera por
3.   Cuando pase el temblor
4.   Danza Rota
5.   El cuerpo del delito
6.   Juego de Seducción
7.   Estoy Azulado
8.   Observándonos (Satélites)
9.   Imágenes Retro (Telarañas)
10. Ecos
Escritores: Cerati (Todas las canciones), Bosio (2, 5, 8), Alberti (2, 9) y Coleman (7)

Hubo un cambio. Un grandísimo cambio. Una obvia evolución desde la imagen más desprendida y más fiestera tipo Hombres G, hasta una identidad un poco más oscura, sin descuidar el estilo y la imagen que la agrupación quería mantener. La calidad lírica aumentó, y tenemos ahora temas más elaborados, de mayor profundidad y de mayor duración con respecto al Homónimo.

Carátula Trasera del CD. Un verdadero tesoro.

No es el álbum más significativo de la banda, pero marcó para la época el inicio del reconocimiento de Soda Stereo como una de las bandas más importantes de Argentina a nivel ya internacional. Algunas de las piezas presentes en Nada Personal se han quedado grabadas en la memoria tanto de la gente que pudo vivir esa época, así como de los fans más acérrimos del trio dinámico que no pretenden dejar morir el recuerdo de su música y su legado. Como lo dije ya en el pasado: “El juicio es de ustedes, cada uno tiene su opinión sobre las canciones o los discos. Sin embargo; a continuación, expondré mi opinión”

Nada Personal o el track “homónimo” abre este disco cargado de la sátira característica del primer álbum combinada con las letras más explicitas y profundas del álbum en el que se encuentra. Una guitarra eléctrica y un bajo, al lado de una batería siguiendo el ritmo pegadizo nos introducen a la fuerza y carga emocional de un track que desea encontrar satisfecho un fetiche sexual en la televisión. La letra es concisa, con cierta profundidad e impacto. El coro y las partes instrumentales son, por mucho, la mejor parte de la canción. Excelente manera de empezar un álbum.

Busco en TV algún mensaje entre lineas... busco alguien, que sacuda mi cabeza

Si no fuera por… ya flojea un poco. La canción me parece un poco mala, y tengo la impresión de que le falta calidad en la letra; además de que se me hace un poco repetitiva la instrumentación utilizada. Sí, sé que este problema puede estar presente en varios tracks, pero simplemente en este, el problema es más latente. Digamos que es el enlace más cercano que posee este álbum con su predecesor, pero de una forma que no encaja en el disco en el que se presenta. Un track bastante olvidable a la hora de tomar en cuenta a Nada Personal (el álbum) y tres minutos no muy disfrutables.


Podrías intentarlo, podrías entenderlo, si no fuera por...

El siguiente es el hit rompe arquetipos titulado Cuando pase el temblor. Es espectacular en todo el sentido de la palabra: La letra misteriosa y elaborada cuidadosamente; la instrumentación originada de una mezcla de rock con sonidos andinos característicos de los antepasados de la cultura latina; y la interpretación de la pieza de forma sensacional. Las líricas pueden ser leídas de muchas maneras, pero la verdad es que esta canción se adapta a fenómenos relevantes de cualquier calibre. Una joya del LP y de toda la historia de la banda, sin duda alguna.

Te besaré en el temblor, lo sé. Será un buen momento...

Danza Rota es peculiar. No sé… desde el principio siento el aroma a misterio y sensación típica de la década de los 80’s. Tal como un misterio, un ritmo que fluye dentro de mi cuerpo que me domina y que logra manipular todo mi… ¿Qué?
Creo que me dejé llevar un poco por el mensaje que transmiten las líricas. Bueno… volviendo a la descripción y crítica de esta pieza, nos encontramos al frente de una canción con una premisa en las letras que aparenta ser bastante simple. Sin embargo, luego nos damos cuenta de que es todo lo contrario. Claramente no es El Rito, pero posee sus propios matices que la hacen única (Instrumentación variada y un mensaje identificable). No es mi favorita, pero la verdad me gusta escucharla en varios momentos. Muy buena.

Dame una pista, algún rastro, para hallarte...

El cuerpo del delito luce como la novela policiaca del disco. Los arreglos instrumentales son bastante pegadizos en cualquier ocasión en que escuches el track, además de que junto con la letra arman esa hermosa referencia a las películas tipo “escena del crimen” (Amé las referencias al espionaje y al secretismo).
De una u otra forma, la canción es buena. Si tienes ánimos y te encanta el mundo policiaco, no vas a quemarte* la canción tan rápido: Si no, aun así, escucharla un par de veces será bastante interesante. Buena, casi siendo “Mejor que buena”.
*Quemar canciones: Escuchar muchas veces un track hasta que el gusto por este desaparezca.

Ni la CIA, ni la KGB. Ni el FBI...no esta vez, no podrán encontrar: El cuerpo del delito...

La segunda parte del 2° de Soda empieza con Juego de Seducción, una de las más archifamosas canciones del trio. Y es por algo: esta pieza logra sensualidad, estilo y una personalidad propia al mismo tiempo, y sin quedarse en el pasado. Si no fuera por la manera en la que fue tocada en el álbum, está pieza hubiera envejecido aún mejor.
Está inspirada en un juego que tenía Gustavo con su novia de aquel entonces: Tashi. Un juego sensual en el que el chico tomaba el rol de mayordomo que tenía que hacer todo lo que quisiera la señorita. Y una cosa llevó a la otra… jajajaja (Inserta una risa aún más fingida aquí).
Siguiendo, ya sólo puedo decir que es una canción muy agradable y fácil de escuchar. Un deleite para los amantes de los 80’s y un momento demasiado alegre para los amantes que escuchan está canción. Buena a mi parecer… está al mismo nivel que El cuerpo del delito.

Te llevaré hasta el extremo, te llevaré... Abrazame, este es el Juego...de Seducción

El principio de esta construcción magnifica en cuanto a instrumentación es magistral. Estoy Azulado muestra, a mi parecer, el punto más alto al que puede llegar la interpretación instrumental de este disco. El saxofón que denota un pasado que ya no volverá, las cuerdas y baterías que muestran una esperanza u oportunidad y la duda que estas mismas generan en cierto punto. La letra está bien, digo; no es muy simplona (aunque puede llegar a serlo), pero tampoco es algo que admire a más no poder. Al final, de esta canción sólo puedo decir que es Buena… buena a secas.

 Azulado, cambiaria de color... A tu lado, oh oh oh

Y pues Observándonos (Satélites) es un bajón, si lo comparamos con sus compañeros de disco. Sí, sé que es un track demasiado pegadizo en cierto instante… sin embargo, la letra no me convence en lo absoluto. Y es que, a diferencia de Azulado, aquí no vemos unos riffs de guitarra o una percusión tan destacable. La letra… es que simplemente me deja sin palabras; creo que no me gusta, y aun así es más pegajosa que un moco.
Digo que es regular, y analizando desde donde venía el álbum, puede llegar a ser peor.

Sí, a nuestro alrededor: SatélitesSatélites. Sí, Observándonos: oh oh oh

Hay una recuperación milagrosa con el noveno, llamado Imágenes Retro. Por Dios, es uno de los tesoros desconocidos de toda la historia de… bueno…no tanto. No es una maravilla, porque en ciertos momentos la letra llega a ser muy básica; sin embargo, lo demás es muy bueno. Unos arreglos de instrumentos bien ejecutados y acordes a la canción junto con la letra, una bestia bastante variopinta que se llega a pegar a tu ser en sólo unos cuantos segundos. Buena; y si no la conoces, te la recomiendo muchísimo.

Esto parece un museo de cera, un simulacro demasiado real.
Debo encontrar algún sitio afuera, quiero cambiar la escena...

El cierre es Ecos. No me gusta esta pieza. No me transmite nada. Reconozco que tiene una letra bastante aceptable y que la instrumentación se aleja lo suficiente (como en Afrodisiacos) para traer variedad a su disco. No obstante, no le encuentro nada de especial al último track de Nada Personal (Algo así como “Porque sí”). Para mi es mediocre, por su letra y su entorno…Eso sí, la canción llega a ser mejor para muchas otras personas.

Ecos!!!!!!!

Nada Personal refleja el principio de la oscuridad de Soda, el principio de sus giras internacionales, y el abrebocas para los que yo considero son: Los 3 mejores álbumes de Soda Stereo. Esperen la próxima parte, que comenzará con uno de los más queridos y aclamados: Signos.

La fama era natural. Los Soda eran bastante buenos!!

Latinoamérica estaba próxima a recibir una oleada de música que era definida como Rock, pero en su idioma natural: el español. La movida empezó como una propuesta de las casas disqueras para promover a varias bandas que estuvieron en el mundo underground por mucho tiempo. La idea era liberar a esos monstruos para que hicieran temblar a todos los latinos.
Y lo lograron…

Recuerden: Den +1 y compartan. Deberían comentar también!!


“Ahora el fin marca otro inicio”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario